Demanda incumplimiento de contrato

Así bien, en cuanto a la indemnización de daños y perjuicios, el artículo 1101 del Código Civil prevé el pago de una cantidad de dinero suficiente para resarcir a la parte perjudicada de los perjuicios derivados del incumplimiento de contrato imputable a una de las partes.

Además, el importe de la indemnización responderá a la regla general de interés contractual positivo, es decir, deberá restaurarse a la parte contractual perjudicada en la situación de utilidad o bienestar en la que se hallaría si el contrato se hubiera cumplido perfectamente (Sentencia del Tribunal Supremo, Sala 1ª de 4 de julio del 2000).

Esta es la forma de indemnización que acompaña a la resolución del contrato (art. 1124 CC) y es la que, en su caso, sirve para reemplazar la ejecución forzosa de la prestación no dineraria. Por tanto, siguiendo a Belelsa Abogados, “ya sea fruto de la materialización y cumplimiento de un contrato o como consecuencia de una reclamación por responsabilidad extracontractual o por incumplimiento de las obligaciones contraídas, lo cierto es que cada vez son más frecuentes en el tráfico jurídico las reclamaciones dinerarias o de cantidad”.

No obstante, debe quedar meridianamente claro que los contratos están para cumplirse. Todas las obligaciones que nacen de un contrato tienen fuerza de Ley entre las partes concurrentes en el mismo.

El Artículo 1091 de nuestro Código Civil refleja esa obligación de cumplimiento. Dicho lo anterior, la STS de 17 de octubre de 2007, dispone que «La resolución prevista en el artículo 1.124 del Código civil por el incumplimiento de las obligaciones recíprocas, parte de la existencia de un contrato que ha generado una específica relación obligatoria, la sinalagmática. El artículo 1.124 del Código Civil prevé ante el incumplimiento de contrato, solicitar el cumplimiento del contrato, o bien, su resolución con el abono de daos y perjuicios, junto con los intereses.

Pero para que ello sea así se exige que el deudor deje de cumplir sus obligaciones (con la obligación esencial de restituir las cantidades acordadas en el calendario previsto para la amortización del préstamo) de una manera relevante, grave, haciendo que el acreedor tenga razones para creer que los impagos se seguirán produciendo en el futuro, no puede impedírsele que no pueda desvincularse del contrato ante el incumplimiento contumaz de su deudor.

En concreto, dispone el citado precepto que “si la obligación consistiere en el pago de una cantidad de dinero, y el deudor incurriere en mora, la indemnización de daños y perjuicios, no habiendo pacto en contrario, consistirá en el pago de los intereses convenidos, y a falta de convenio, en el interés legal”.

Así las cosas, el incumplimiento en abstracto no infiere la obligación de resarcir en daños y perjuicios. ¿Puedes solicitar daños y perjuicios por el incumplimiento de un contrato? Además, el Código Civil especifica que tú, como figura perjudicada, puedes optar entre exigir a la otra parte del contrato que realice su cumplimiento o la resolución del contrato, con su consiguiente indemnización por daños y perjuicios.

En algunos de los casos, los jueces declaran improcedente la demanda de resolución de contrato por incumplimiento por la causal de falta de interés para obrar, porque la parte demandante alega, en sus fundamentos de hecho, que el contrato ya ha sido resuelto, y que, por tanto, ya no hay controversia que resolver; es decir, que no revisan si el contrato ha sido resuelto conforme a las exigencias del articulo 1429 y 1430 del Código Civil.

Atendiendo a su origen, es posible distinguir -como se dijo en el epígrafe anterior- entre obligaciones pecuniarias derivadas directamente de un contrato (pago del precio) y otras que son consecuencia de la responsabilidad civil contractual o extracontractual en que se haya podido incurrir.

Si bien solo encontramos normas que lo prevén tratándose del contrato de compraventa, en el Código civil y en la Convención de Viena sobre compraventa internacional de mercaderías, en los demás casos estamos ante un vacío o laguna legal.

Si una de las partes está incumpliendo sus obligaciones es poco probable que asuma su responsabilidad, por lo que el punto anterior no resultará efectivo y será necesario iniciar las acciones judiciales precisas. La segunda ponencia intentó clarificar la controversia sobre si el juez debe o no admitir una demanda de resolución de contrato, si el demandante alega que el contrato ya fue resuelto extrajudicialmente, en todos los casos, conforme a las exigencias de los artículos 1429 y 1430 del Código Civil.

Aún sí, y sabiendo que no tengo derecho a indemnización, quisiera saber si tengo derecho a negociar un mínimo de tiempo para encontrar otra vivienda, así cómo hacerle ver que a mí esto me supone un perjuicio económico que no tenía previsto con el fin de llegar a un acuerdo.

Lo que se traduce que bajo este enfoque estamos ante un supuesto de INEXISTENCIA DE CAUSA ante la ausencia del propósito determinante del negocio jurídico celebrado, esto es la ausencia de la obligación facultativa que en puridad deviene de un contrato de arras penitenciales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba