Derechos de las personas mayores

Según la carta europea de los deberes y derechos de las personas de edad avanzada, estos necesitan de unos cuidado y asistencia especiales, que tiene por finalidad cubrir el derecho de estas personas, que por su condición dependen de los cuidados de terceros y quieren llevar una vida digna, así como independiente tanto cultural como socialmente.

ARTÍCULO 25.- Derechos de las personas mayores

La Unión reconoce y respeta el derecho de las personas mayores a llevar una vida digna e independiente y a participar en la vida social y cultural. Más información

Estos derechos están divididos en diez artículos donde se exponen y tipifican perfectamente los derechos y obligaciones de las personas mayores.

    Derecho a la dignidad, al bienestar físico y mental, a la libertad y a la seguridad

Según la persona envejece puede necesitar de cuidados y ayudas especiales, estas personas siguen teniendo derecho a que se respete su bienestar físico, mental, su libertad y su dignidad humana. También recoge su derecho a la seguridad.

 Derecho a la autodeterminación

Las personas según envejecen necesitaran de mas cuidados, debe respetarse en todo momento su elección y su voluntad. Si se ha elegido una persona que represente sus derechos, debe tenerse en cuenta sus intereses.

Derecho a la privacidad

    Además de los derechos anteriormente representados como las ayudas y los cuidados también debemos salvaguardar su de privacidad, tanto mantenerla como protegerla.

Que su entorno se adapte a sus necesidades personales y que cumpla con los estándares de calidad.

    Se debe garantizar que los cuidados y la ayuda que reciban nuestros mayores debe ser de calidad, por personas avezadas y cualificadas. Debe promoverse en todo momento su salud, sus deseos y sus necesidades.

Debe respetarse en todo momento su derecho de información y a recibir un asesoramiento adecuado para garantizar una toma de decisiones equilibrada.

Derecho a la comunicación, participación en las actividades culturales y la vida social.

Según se vaya haciendo mayor se deberá garantizar que pueda interactuar con otras personas, promover que participe todo lo posible en la vida social que le rodea, así como promover el aprendizaje y su asistencia a las actividades culturales.

Libertad de religión, cultura y creencia. Libertad de conciencia, pensamiento y expresión.

A medida que envejece y empiece a necesitar ayuda y cuidados, deberemos garantizar el derecho a sus creencias valores y fe.

Toda persona tiene derecho a cuidados paliativos, una muerte digna y respeto a la muerte.

Todos tenemos derecho a una muerte digna, a que sus deseos sean respetados, dentro del marco legal de cada país.

Derecho a ser reparado.

Tiene derecho a la reparación en caso de abuso, violencia o negligencia.

Los deberes

Debemos respetara las necesidades y los derechos los que conviven con nosotros o trabajan en nuestro entorno. También debemos tener en cuenta el interés general de los que nos rodean.

Respetar los derechos y las necesidades de los que viven y trabajan en su entorno y también tener en cuenta el interés general de la comunidad en la que viven Sus derechos y libertades deben ser restringidos si los derechos similares de otros miembros de la comunidad se ven afectados de otra manera.

Respetar los derechos de los cuidadores y otros asistentes a un tratamiento adecuado y a un entorno de trabajo libre de acoso y violencia.

Piense en su futuro y asuma la responsabilidad de las consecuencias de sus acciones y omisiones sobre sus cuidadores y familiares de acuerdo con la legislación de su país.

Todas estas circunstancias incluyen:

Poder designar para que alguien de su confianza pueda representarlo y tomar decisiones en su nombre.

Crear directivas que contengan todos los deseos para preservar su salud y bienestar, además de cuidar su bienestar y su salud. Esto incluye cuidados de todo tipo además de tratamiento hasta el final de sus días. También tiene derecho a poder tener en orden sus asuntos financieros, así como los bienes.

En caso de que la persona no sea capaz de tomar decisiones por si mismo, sus familiares deberán tomarlas por el/ella respetando en todo momento sus deseos.

En caso de observar situación de abandono o situación de violencia deberá ser denunciado.

Debemos considerar que esta carta no es vinculante jurídicamente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba